Tres meses de tu mano.

Este poema, que puedes escuchar aquí en YouTube, recitado por Coraline Aine, va para mi novia, Ángeles Díaz (Angie), que es también una de mis mejores amigas.
Ahora mismo mi vida es un hilo. Un simple hilo... tenso. Comienzo el día tocando suaves notas bajas. Desayuno y voy al colegio, pero llueve. El hilo se estira, y cuando lo toco suena una nota más alta, pero aún bonita y melodiosa. El estrés y el agobio de no saber qué hago, dónde estoy o para qué sirvo causan más tensión en el hilo que es mi vida. Y cuando, a la tarde, llego a casa, me cuesta mantener afinado el hilo. Me acuesto. Pero entonces, cuando estoy destrozado y triste, pienso en ella. Ella. Ella. Ella, la persona que logra hacerme sonreír cuando estoy mal, la persona que me motiva a seguir haciendo lo que me gusta. Cuando escribo un relato es ella la que me da la primera opinión, porque para mí lo que ella piense es muy importante. El hilo que rige mi vida está más seguro con ella. Cada vez que dice que me quiere yo me enamoro aún más. Cuando está triste es para mí prioridad ayudarla, y cuando está contenta yo estoy contento también. A veces siento que no la merezco. Que un hombre que es de todo menos un caballero no merece a una dama tan maravillosa como ella. Y bueno... hoy es el día 8 de febrero, y es hoy cuando cumplimos tres meses desde que comenzamos a ser novios, un lluvioso pero caluroso día 8 de noviembre del año 2012. El 8 de noviembre pasaron cosas extraordinarias. Por ejemplo, el ocho de noviembre de 2012 se cumplieron 47 años de la abolición de la pena de muerte en el Reino Unido. También se cumplieron 165 años del nacimiento de Bram Stoker, y del personaje en que se inspiró éste para crear a su personaje Drácula, Vlad III (Vlad Dräculea). Drácula... es romántico en los dos sentidos, ¿no?
Yo tengo miedo. Mucho miedo. Miedo de perder la memoria y no conocerla, porque ella lo pasaría mal, y yo, simple y literalmente, no lo pasaría.  Miedo de perderla por una inútil discusión. Miedo de que la distancia nos pueda. Miedo de despertar y ver que todo ha sido un sueño. Miedo.
Y la quiero. Más que a nada en el mundo. Con todas mis fuerzas, con toda mi alma y con todo mi corazón. La quiero mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario