Crítica a nuestra sociedad.

Este poema trata sobre la clase de sociedad que tenemos. Desde que me pregunté cuáles son las cosas de nuestra sociedad que pueden eliminarse, comencé a formarme una idea de cómo es el mundo en el que vivimos. Los hombres quieren ir al gimnasio para volverse tan musculosos como ese tío de tal serie o película. Las mujeres tienen que estar lo más delgadas posible, o se las caracteriza de GORDAS. Ya no importa que una mujer tenga buen corazón y sea buena persona o inteligente, no, porque si no tiene un cuerpo perfecto, si no está BUENA, no merece la pena. Enfermedades como la ANOREXIA o la BULIMIA han aparecido por la culpa de los patrones que muestran los medios de comunicación.
Sólo la gente que trabaja es útil para la sociedad. Y es extraño que esto lo digan también los parados. Un anciano ya jubilado, antes de la mitad del siglo XX, era considerado como un sabio, un ser lleno de conocimientos. Ahora es simplemente un DESECHO, pues no puede andar con normalidad, no puede ir solo al baño, no trabaja, no puede comer sin ayuda, y porque cobra una apetecible pensión sin siquiera moverse. Un niño es considerado una CARGA más para la sociedad, ya que no trabaja, hay que alimentarlo, comprarle ropa... Eso sí, los medios de comunicación y las grandes empresas los consideran potencialmente activos a la hora de hacer publicidad de música, golosinas, cromos de fútbol, chapas y cartas de series de dibujos animados, juguetes...
Es vergonzoso que gran parte de la población sufra una terrible APOROFOBIA y PENIAFOBIA. No solo definimos a la gente sin recursos o a las minorías como una carga más, sino que además son objeto de burlas por nuestra parte. Todo eso por el llamado ´´miedo al extraño``.
Muchas veces, al insultar a una persona, insinuamos que es deficiente mental, homosexual... Bueno, en realidad las palabras que se usan son RETRACAS, SUDACAS, MARICAS, MARICONES... Hasta hay gente que cree que los disminuidos psíquicos son inferiores, de menor valor, carentes de inteligencia, sentimientos o dignidad.
GORDOS, NEGRATAS, GITANOS, RETRASADOS, MARICONES, ENANOS, TULLIDOS, FEOS, CIEGOS, ENFERMOS... parece que las únicas personas con derecho a ser observadas y admiradas, con derecho a vivir y privilegios sean las que se autodenominan ´´normales``.
En vez de ´´qué ojos más bonitos`` ahora se dice ´´qué tetas``. En vez de amor, ahora sentimos deseo. En vez de pensar sinceramente que queremos a una persona, ahora esa persona se convierte en un objeto que usar a nuestro antojo. Millones de personas acomplejadas por su aspecto físico se ven obligadas a recurrir a la cirugía para ser lo que otros quieren que sean. Algunos no soportan tanta humillación y discriminación y acaban quitándose la vida. La cuestión no es qué cambiaría de nuestra sociedad, sino qué no cambiaría.
Un abrazo,
Asier Olea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario