Educación para la ciudadanía.

Esto es vergonzoso. Ridículo, absurdo. Al parecer José Ignacio Wert Ortega, ministro de educación, cultura y deporte, se cree que puede manejar a las juventudes como si fueran simples títeres. Piensa que quien controle la educación lo controlará todo. Además de recortar y recortar, quiere suprimir la asignatura Educación para la ciudadanía —que muy tristemente no se imparte con el rigor debido—. Cómo no. Si no sabemos lo que pasa en el mundo, si no somos conscientes de que se están cargando el país, no pondremos pegas a lo que hagan con nosotros cuando seamos mayores. Nos bajaremos los pantalones y ofreceremos el culo a cualquiera que nos quiera mangonear.
Lo peor de esto es que al final va a haber asignaturas que se den en un año y dejen de enseñarse al siguiente. Hasta convertirse en un círculo vicioso.
Lo que más asco da es que España se ha convertido en un país en el que la educación sólo es importante para los peces gordos cuando ha sido manchada de ideales por otros, y en el que los políticos más egoístas y estúpidos se lanzan a por "provocaciones de la izquierda" como perros a por una salchicha. Es una vergüenza que los alumnos de cualquier colegio no puedan estudiar tranquilos por culpa de la hipocresía de Wert.
Cada ola del mar humedece y rompe más las rocas. Y cada patada de cualquier gobierno corrupto y retrógrado va degradando cada vez más la cultura de lo que antaño fue el país donde nació la mejor literatura. Quien controla la educación controla a las juventudes, y por eso tenemos que detener esta barbarie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario