Amor.

Y aquí está, este poema es una de las composiciones de mi cosecha que más me gusta. Lo que lo diferencia, por ejemplo, del poema El agua en la pecera, la calma en mi agonía es que no va dirigido a ninguna vela que pueda apagarse. Simplemente, habla del amor. Lo describe como un sentimiento inventado que vemos en la televisión, que leemos en los libros, y que oímos decir a la gente. Yo tengo dos formas de pensar sobre el amor, dependiendo de mi estado de ánimo:
1-El amor es algo inventado, es la verdad estirada hasta el límite. En realidad es solo el afecto. Es el deseo de poseer a una persona para disfrutar a su costa.
2-El amor es un sentimiento que nunca hemos descubierto hasta que llega esa persona por primera vez. Amor es cuando, en vez de imitar a un machote de la telebasura y fijarse en el "cuerpazo"-una palabra que no debería existir, ya que el atractivo de una persona se encuentra en el interior-de una persona, nuestros ojos se dirigen a los suyos, y nuestra boca reacciona a sus miradas con tímidas sonrisas.
El amor de mucha gente se basa en su creencia moderna de que es una moda. Pero siempre suelen ser personas que anteriormente pensaron justo al contrario, hasta que alguien les rompió el corazón.
El amor del resto de la gente suele basarse en lo que han visto y en lo que han aprendido, inconscientemente, en películas como Casablanca o La vida es bella. En libros que encierran en su interior historias hermosas y perfectas, extraordinarias e increíbles. Y a veces, un abrazo expresa todo el amor que nuestro corazón quiere dar.
Un abrazo,
Asier Olea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario