viernes, 21 de junio de 2013

Mi corazón te necesita esta noche.

Una rosa roja tengo en la mano,
símbolo de mi corazón ardiente,
y bajo la mano mi sangre hirviente
muestra mi sincero amor inhumano.

Mientras yo siento tu aliento cercano
y tus ojitos invaden mi mente
mi otra mano se mueve hasta tu frente,
que es lisa, suave y sin un solo grano.

Y entonces mis labios besan tu boca,
mi lengua te posee como loca,
nuestras salivas fluyen como ríos;

las luces de la noche nos traspasan,
nuestras respiraciones se acompasan,
tus dedos se entrelazan con los míos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario