jueves, 25 de abril de 2013

Nada de nada.

¿Cuándo?
No sé.
¿Cómo?
Quién sabe.
Quizá hoy,
puede que mañana;
golpe cruel,
tortura,
rojo metálico,
sangre cayendo a raudales.
Vengo,
me voy,
no queda gente amable.
¿Cuándo?
Ayer.
¿Dónde?
Hace una semana.
Quizá en otra ciudad,
es probable que nunca.
Disparo,
muerte,
cuchillos, navajas,
caigo,
¡muérome!
Vivo sin peces del mar
frente a una cueva rara.
¿Cuándo?
En un mundo obsoleto.
¿Cómo?
Naranja.
Quizá negro,
azul en espiral,
tiza en la pizarra,
pupitres de paja,
madera de mesa,
sábanas de cama,
gafas,
nariz curvada,
manos entrelazadas.
¿Cuándo?
Quizá.
¿Cómo?
Por qué.
Desaparezco de la nada,
nada de nada,
si no hay nada, hay todo,
no hay ayer si hay mañana.
Amarillo,
escarlata,
el castor trabaja,
la barba me raja,
la pieza no encaja.
¿Cuándo?
Cómo.
¿Cómo?
Cuándo.
Tengo el alma encarcelada,
escucha mi llamada,
llama al cielo,
vuela sobre el miedo,
mi pulsera me asfixia el cuello.
Pavor a la realidad,
socorro, auxilio, temor.
Temo al abismo,
porque más allá no hay nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario