martes, 9 de abril de 2013

Duele.

Cómo duele no sentir
que mi luz se va apagando,
que la sangre de mis venas
no calma todas penas
que a mi alma están maltratando
sin dejarme sonreír;
cómo duele transmitir
a quienes yo vivo amando
todo excepto cosas buenas,
que en vez de a bellas sirenas
a monstruos esté escuchando,
ya sin ganas de vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario