jueves, 14 de febrero de 2013

San Valentín, querida Angie.

Cielo, tesoro de mi corazón,
hoy es el día que esperaba, ¡al fin!,
febrero y catorce, ¡San Valentín!,
y es que te sigo queriendo un montón.

No es posible cantarte una canción,
por lo que, cielo, te escribo un soneto
contándote algo que no es un secreto:
que te adoro, amo y quiero con pasión;

que sueño con tus labios al dormir
y me emociono cuando tu voz escucho,
pues tú para mí eres muy especial.

Deseo seguir queriéndote mucho,
que en San Valentín puedas sonreír,
aunque sea una fiesta comercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario