lunes, 18 de febrero de 2013

Hoy seré un sinvergüenza.

Hoy quiero ser vulgar,
hoy quiero ser obsceno,
hacerte pronto al orgasmo llegar
con claro desenfreno.
Hoy paso de las hojas del otoño,
muy sucio quiero ser,
estimular tu coño
y como si fuera un manjar comer;
ser perverso yo quiero,
y tener lo que veo,
ser para ti el primero,
pues un gran sinvergüenza ser deseo;
chuparte con fruición,
tocarte sin cuidado,
sobarte con pasión
y, cuando acabe, dormirme a tu lado;
pero necesito más, esto es poco.
Yo quiero darte un beso en la cabeza
y en cada seno, grande como un coco,
que inspira por cada pezón grandeza.
Vulgar quiero ser hoy,
que sean tus hombros los que yo bese
mientras que yo penetrándote voy,
que esta abundante excitación no cese.
Hoy de ser malhablado tengo ganas,
de hacer lo que se me ocurra, de hacerte
un cunnilingus, y tú a mí cubanas;
yo quiero poseerte,
que los complejos brillen por su ausencia,
que no exista ni un ayer ni un mañana,
que sólo se note nuestra presencia
y tu piel, sedosa como la lana,
pues hoy quiero tu ardor,
tus fluidos dulces como la miel,
nuestros cuerpos bañados en sudor
y tus pezones arañándome la piel,
mi polla sintiéndote,
mi lengua lamiendo tu suave cuello
y mientras tanto mis dientes mordiéndote
en el pubis el bello.
Quiero darte un azote,
llegar a la locura,
que sólo nuestra lascivia se note
y que mientras observo tu figura
y empiezas a excitarme
tú puedas ver cómo mi polla crece
y se tripliquen tus ganas de atarme;
hoy, cariño, follarte me apetece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario