miércoles, 6 de febrero de 2013

Borracho. (tercera edición)

De ser tan alegre como un muchacho
a ser bastante triste tras casarse,
en el bar con bebidas desahogarse
y a casa llegar cual cuba borracho.

De caricias, abrazos y embelesos
a patadas, tortas, muchas golpizas,
puñetazos, más tortas y palizas,
y a olvidar de enamorados los besos.

De estar lleno de muchísimo amor
y sentir sólo lindos sentimientos
a darle a su mujer golpes por cientos
y perder una buscada amistad.

De ser quien es muy feliz con su vida
a sentir en el pecho una gran herida.

Lee aquí la segunda edición.
Lee aquí la primera edición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario