martes, 29 de enero de 2013

Planta un árbol.

Mira a tu alrededor,
el cielo lo cubre una nube de humo.
Humo negro, dolor.
No habrá ninguna flor
en unos cincuenta años a lo sumo,
la culpa es de tu coche y su motor.
No plantar un árbol a lo mejor
aumente el calentamiento global,
nos traiga una gran ola de calor;
y puede que el único malhechor
sea una tala de árboles legal,
en verdad un error.

Lee aquí la reflexión de este poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario