martes, 1 de enero de 2013

Hola, dos mil trece.

Ya va llegando el año dos mil trece,
y cómo no, tengo algo que pedir,
algo que luego yo pueda cumplir,
que eso es lo que en realidad se merece.

Deseo ser un poco menos vago,
también ser un poco más aplicado,
deseo no estar tan desesperado
por ver cumplido todo lo que yo hago.

Deseo no estar nunca tan perdido,
deseo no enfadarme con más gente
no portarme más como un delincuente,
aprobar todo lo que he suspendido.

Acabé, mas yo tengo que admitirlo;
no sé si seré capaz de cumplirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario