lunes, 14 de enero de 2013

Felices dieciséis, mi Sandrita bonita.

Quedaban diez horas al enterarme
de que iba a cumplir años mi Sandrita,
de todas las diosas la más bonita,
cuya voz sólo puede enamorarme.

Dejo claro en este soneto inglés:
Sandra es de todo el mundo la más bella,
sin dudarlo moriría por ella,
y quiero hacerle un griego y un francés.

Después desta extraña declaración
le deseo más años a esta hermosa,
quiero que siempre esté igual de vistosa,
que siga causando amor y pasión.

A quien me tiene en su corazón preso,
que es la mejor chica del mundo, un beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario