domingo, 20 de enero de 2013

Borracho.

De alegre ser, cual muchacho
a estar triste tras casarse,
con bebidas desahogarse
y a casa llegar borracho.

De caricias y embelesos
a patadas y golpizas,
puñetazos y palizas,
y a olvidar antiguos besos.

2 comentarios:

  1. Hola, Asier:

    Ingeniosas redondillas, que dicen claras verdades.

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
  2. Cierto es. El alcohol tiene bastantes años, más de doce mil. Se utilizaba en la prehistoria, aunque no creo que lo destilasen a conciencia hasta que los árabes nos lo enseñaron hace varios siglos.
    Parece que el único refugio que utilizamos a veces, sea una copa y unas manos en la que hundir la cara.

    ResponderEliminar