lunes, 10 de diciembre de 2012

Soneto sin sentido.

Cuando mi pobre cerebro está herido
sólo puede aspirar a imaginar
un soneto carente de sentido
que daña la lengua y el paladar.

Vuela provisto de escamas el pato,
suena y suena el teléfono apagado;
todo pasa en mi soneto insensato
do siempre sucede lo inesperado.

Los perros arañan, los gatos muerden,
los ricos más quieren, los pobres ganan;
incluso los imperdibles se pierden,
¡hasta las bombas atómicas sanan!

Pinocho jamás le miente a Gepetto,
menudo sinsentido este soneto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario