martes, 4 de diciembre de 2012

Juega mi imaginación.

Tú y yo solos y un condón,
juega mi imaginación,
serás tú la que más gima
cuando tengas fruta encima.

Lejos suena una canción
y mientras yo, con fricción,
lamo el lóbulo derecho
mientras te acaricio el pecho.

Noto abundante calor,
sale del sujetador;
qué perfecto, y qué bonito,
pienso mientras te lo quito.

Está empapado en sudor
caliente y lleno de ardor,
miro la fruta en la mesa
y en su centro una gran fresa.

Debajo está el cinturón,
capta toda mi atención,
y hábil como mil serpientes
te lo quito con los dientes.

Pronto bajo el pantalón
y estoy sin respiración,
a merced de mis miradas
tus braguitas ajustadas.

Ahora pienso sin temor:
si antes faltaba un hervor
no se nota por la ausencia
de seda sin transparencia.

Experto como un pintor
cojo fruta con fervor,
trozos de piña en rodajas
coloco en tus partes bajas.

Repleto de excitación,
cojo el gigante fresón,
y hago algún corte sencillo
con la ayuda del cuchillo.

Y con suma agitación
chupo yo la guarnición,
de cerca se oyen los ruidos,
cómo no, son tus gemidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario