domingo, 9 de diciembre de 2012

Ignóralo y dejará de existir.

La vida es un vaso de cianuro,
paz ausente, dolor prematuro,
no nos queda ni un mísero duro,
ante nuestra vida está el gran muro.
Salir a la calle no es seguro.
Cuando el pasado resulta oscuro,
cuando el presente es de lo más duro,
has de mirar con fuerza al futuro.
Mirar con optimismo al futuro.
Mirar a los ojos al futuro.

3 comentarios:

  1. Nada mal compañero! Me gusta encontrarme con blogs de poesía, y más si tratan de temas o aspectos actuales!

    Te dejo aquí el mio por si quieres echarle un vistazo: http://historiaspensantes.blogspot.com.es/

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Original e ingenioso poema, un desafío al porvenir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar