domingo, 30 de diciembre de 2012

Gustavo Adolfo Bécquer.

Sus rimas y leyendas me envenenan
sus lágrimas y llantos me estremecen,
mas sus poemas de amor me enternecen
porque como los angelitos suenan.

Todas sus composiciones me llenan,
de mi cabeza no desaparecen,
en cuanto pienso en Bécquer me enloquecen,
diez mil sentimientos desencadenan.

En la poesía, fiero como un puma,
este mundo, contigo, no es el mismo,
eres tú más que un simple pasatiempo.

De la literatura una gran pluma,
de los mejores del romanticismo,
aunque no murieses en ese tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario