miércoles, 12 de diciembre de 2012

A pesar de todo, no has desaparecido. (segunda edición)

Perdona si alguna vez te hice daño,
si alguna que otra vez no te escuché,
si después de todo yo me pasé,
pues lo cierto es que estaba obsesionado.

Perdona si contigo fui pesado,
perdona si fui yo, que te fallé
y al tratar de mirarte, me embobé,
la verdad es que estaba enamorado.

Pero después de algunos malos ratos
yo sólo de los buenos me acordé,
ya que entonces estaba emocionado.

Y aunque a ti te suene muy raro, sé,
que de alguna u otra forma yo te amo,
que siempre, siempre, siempre te querré.

Lee aquí la primera edición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario