viernes, 30 de noviembre de 2012

Vampiro.

Tu pelo cae, negro como el carbón,
como una cascada en la jungla verde,
y por tus gráciles hombros se pierde,
suave y sedoso como el algodón.

Y cuando me domina la pasión
tras que mi razón con mi alma concuerde,
mi boca busca tu cuello y lo muerde,
voy más deprisa y empieza la acción.

Todo es muy rápido dentro del coche,
un coche negro en una noche oscura,
pienso que no me gustas, y no miento,

porque yo soy el amo de la noche,
deseoso de sexo y no de ternura,
y quiero tu sangre y tu último aliento.

Escucha este poema en castellano.

2 comentarios:

  1. Les ha quedado muy bien este poema con estructura de soneto. Felicitaciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Rafael. La verdad es que me costó un poco encontrar una palabra que rimase con muerde, verde y pierde :) Pero lo conseguí. Casi nadie se fija en los verbos para lograr rimas, siempre suelen ser palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar