jueves, 22 de noviembre de 2012

Esclavitud sexual.

¿No te has parado a pensarlo un segundo?
Mientras te quejas porque no hay trabajo
incontables niñas sufren maltratos,
son miles, millones, por todo el mundo.

¿Que los precios tan altos son injustos?
Injusticia es casarte con doce años,
que tu familia te venda a un extraño
que te pegará y violará con gusto.

Millones de niñas cada minuto,
millones de corazones llorando,
culpa de cientos de miles de brutos.

¿En serio te crees que está terminando
este negocio del siglo veintiuno?
Va siendo hora de intentar hacer algo.

Escucha este poema en castellano.

2 comentarios:

  1. Hola, Asier:

    Triste y abrumadora realidad, Lo dices muy bien: Tal vez ya sea hora de intentar hacer algo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches, Rafael (creo que donde tú vives son las 16 h. casi)

    Sí, hay muchas niñas obligadas a casarse muy jóvenes con hombres ricos, turistas, que pagan mucho dinero solo para tener sexo con ellas. Lo que debemos hacer es mostrarnos como somos, una gran agrupación de gente que no está dipuesta a permitir que todos nosotros, hermanos como somos, una gran y larga cadena, perdamos eslabones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar