martes, 9 de octubre de 2012

Pobreza y desigualdad.

Qué más da ser negro o blanco,
estar ciego o estar sordo,
estar flaco o estar gordo,
nacer cojo o nacer manco.

Por qué ser adinerado
y andar rodeado de oro,
y no vivir cual leproso,
hundido y desesperado.

Mas quien no ha sido educado
crece pobre y vive solo,
come fruta en mal estado

porque el banco llega pronto,
pronto para desahuciarlo,
y hacer crecer su tesoro.

Lee aquí la reflexión de este poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario