sábado, 27 de octubre de 2012

No pierdas el tiempo.

Desde que nacemos hasta ser viejos
sólo hay una cosa que nos preocupa:
que el mejor momento se nos escurra,
porque se agotaría nuestro tiempo.

En efecto, es el tiempo, lo presiento,
y si se nos acaba, ya no hay cura,
hemos de hacer todo lo que nos gusta,
para eso es necesario estar atento.

Si el tiempo resulta bueno, ¡estupendo!,
si el tiempo es provechoso, ¡qué fortuna!
Que todos viváis la vida pretendo,

contad estrellas, alabad la Luna,
vivid la vida felices, contentos,
perder el tiempo será vuestra culpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario