lunes, 22 de octubre de 2012

Daniel Zamudio.

Nació normal, y también creció fuerte,
en la escuela solía estudiar,
con sus amigos salía a jugar,
y era educado con toda la gente.

Pero algo fue mal, llegaron los trece,
aquello no lo pudo imaginar,
fueron las hormonas, la pubertad,
experimentó siendo adolescente.

Sí, señores, esto es lo que parece,
el pobre chaval era homosexual;
que lo discriminen él no merece,

pero lo pudieron asesinar;
únicamente, por ser diferente,
y todo por su orientación sexual.


Lee aquí la reflexión de este soneto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario