miércoles, 3 de octubre de 2012

Cuando no quede ni un árbol y se sequen los pantanos.

Quizá mañana se seque
el agua de los océanos;
puede que incluso no quede
una gota en nuestros vasos.

Puede que un bosque se queme,
que no quede en pie ni un árbol;
que el petróleo no se encuentre
bajo el mar, formando charcos.

Quizá algunos hablen fuerte,
intentando concienciarnos
de que el cielo se oscurece
y la vida, va acabando.

Puede ser que ni de peces
o de carne dispongamos,
que vaya cayendo gente
y al fin nos arrepintamos.

Quizá una sequía llegue,
se evaporen los pantanos,
y no viva quien se acerque
tratando de alimentarnos.

Puede ser que el Sol reviente
y acabe por abrasarnos,
que nos visite la Muerte,
para darnos un descanso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario