lunes, 8 de octubre de 2012

A pesar de todo, no has desaparecido.

Perdona si te hice daño,
si a veces no te escuché,
si contigo me pasé,
pues estaba obsesionado.

Perdona si fui pesado,
si al final yo te fallé,
y al mirarte, me embobé,
pero estaba enamorado.

Mas después de malos ratos
de los buenos me acordé,
porque estaba emocionado;

y aunque suena raro, sé
que yo de algún modo te amo,
y que siempre te querré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario