viernes, 14 de septiembre de 2012

Seres inferiores sin futuro ni propiedades.

Niños muy desamparados,
en la calle, resfriados.
Todos ellos desnutridos,
y muy mal alimentados.

De pozos contaminados
llevan agua a sus poblados.
Ni sus padres han podido
de la lluvia resguardarlos.

En palacios, descansando,
ante el fuego acalorados
se sienten muy protegidos
los corruptos millonarios.

Tan malignos, desalmados,
egoístas, y forrados,
políticos retorcidos
sus tierras urbanizando.

Lee aquí la reflexión de este poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario