martes, 21 de agosto de 2012

Amor

Sentimiento inesperado,
bajo tierra bien guardado.
Una flecha de Cupido,
vuelve todo complicado.

Corazón apasionado,
aliento desesperado.
Todavía no ha nacido
nadie que lo haya ignorado.

Pánico desenfrenado,
rosas, cartas se han enviado.
Si ya las ha recibido,
o si no se las han dado.

Para algunos un pecado,
y para otros muy preciado.
Un engaño retorcido,
mas muy sobrevalorado.

Lee aquí la reflexión de este poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario