miércoles, 27 de junio de 2012

Sin miramientos, sin condiciones, sus sensaciones, nuestros sentimientos.


Por qué yo, bella princesa,
y no ese caballero.
Por que no más que un plebeyo,
a vos os interesa.

Desque escuché su voz,
desde que hablé con ella,
paso las noches en vela,
buscando una razón.

Es el amor, que une ciudades.
Es el amor, sin condiciones.
Aleja los males, calma los dolores,
y cura enfermedades.

Es el amor, sin miramientos,
el amor y sus sensaciones.
Es el amor, las emociones,
y son nuestros sentimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario