miércoles, 20 de junio de 2012

Y mires donde mires, sólo ves palabras.


Hipocresía,
sinceridad,
maldad,
alegría.

Testarudez,
sabiduría,
agonía,
ordinariez.

Cultura,
matanza,
venganza,
ternura.

Dictadura,
destructora,
devastadora,
amargura.

Palabras escritas en verso
que hoy día se dan.
Imposibles de parar,
más, más, van en aumento.

Conciencia,
ánima,
trágica,
impaciencia.

Desafío,
amor,
terror,
desvarío.

Pobreza,
humildad,
generosidad,
tristeza.

Acabar,
despedida,
herida,
destrozar.

Palabras escritas en verso
que hoy en día se dan.
Más, más, en aumento van,
más, más, más a cada momento.

Contaminación,
enfermedad,
enemistad,
canción.

Ausente,
rapto,
tacto,
delincuente.

Olvido,
felicidad,
enemistad,
alarido.

Mío,
nuestro,
secuestro,
sombrío.

Palabras escritas en verso
que se repiten a diario.
Como odio, muerte y daño,
en la vida real y en los cuentos.

Palabras que alegran,
palabras que amargan,
palabras que dañan,
palabras que apenan.

Palabras que gustan,
palabras que cambian,
por arte de magia,
tan rápido que asustan.

Palabras que queman,
palabras que atentan,
palabras que tú creas,
palabras que segregas.

Palabras que duelen,
palabras que arañan,
palabras que engañan,
palabras que muerden.

Palabras que hablas,
palabras que dices,
y mires donde mires,
sólo ves palabras.


Para un mundo cultamente horroroso,
Asier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario