miércoles, 27 de junio de 2012

El agua en la pecera, la calma en mi agonía.


Bonita cual primavera,
nombre de virgen, María,
por quien no como de día,
no es una chica cualquiera.

Es el agua en la pecera,
es la calma en mi agonía.
Es salud, es alegría,
como si vivir me hiciera.

De su risa soy testigo,
mas he quedado prendado
de un jazmín ya florecido,

que en su tela me ha atrapado.
Su tristeza es mi castigo,
y su mano, mi cayado.

1 comentario: